Juegos sádicos II

 
Hoy he preferido seguir con la segunda entrega de videojuegos sádicos en la historia, porque aunque yo conozca cuatro contados, algo de juego me dan.

 El juego elegido esta vez también tiene unos cuantos añitos y hace gala de una gran cantidad de mal gusto, pero al contrario que Chiller (que al final me imaginé que en castellano significaría algo así como “Escalofriante”… hace honor a su nombre), es uno de mis juegos favoritos, aunque si no aparece en la lista de juegos recomendados es por razones obvias de sensibilidad ajena, que a mi me falta y no me preocupa.

 Se trata de SPLATTERHOUSE (otra vez dudando con las traducciones, pero esta vez el idioma inglés ya es bastante revelador en lo que al contenido del juego se refiere), de una compañía nipona ya tan legendaria como Namco (a veces visto como Namcot). Parece mentira que una compañía tan políticamente correcta en la actualidad, muy prolífera en sus lanzamientos y movimientos comerciales, y que produce muchos juegos para todos los públicos, produjera un juego tan relativamente desagradable.

 Gracias a los dioses, este juego tiene un argumento, típico y simple, pero por lo menos lo tiene. La historia gira alrededor de una pareja, en la cual, el hombre, Rick, es arqueólogo, aunque eso no le impide tener un físico propio de Stallone en sus mejores tiempos, lo cual es bastante paradójico; en una de sus investigaciones descubre una máscara diabólica que despierta poderes demoníacos en la zona, de modo que los monstruos informes y otros seres aún más poderosos secuestran a su novia Jennifer (no, no es de etnia gitana, aunque su novio se llame, para más inri, Richard), con fines que no conocemos, pero que, por morbosos, imaginaremos que son asquerosamente sexuales y libidinosos, porque a los demonios también le gustan estas cosas, y si no os lo creéis, siempre podéis ver un clásico como Urotsukidöji: La Leyenda del Señor del Mal.

 Rick, a pesar de tener casi tantos músculos como nuestro querido He-man (aunque dudo que tantos abdominales), cae impotente ante la situación, hasta que se da cuenta de un elemento que le puede ayudar a salvar a su novia y destruir a los malditos demonios viciosos: la máscara diabólica (léase Evil Mask :-D). Esta máscara le proporciona una fuerza sobrenatural que le permite machacar todo tipo de monstruitos y demonios con un par de puñetazos, así que decide moverse a través de 7 niveles muy graciosamente diseñados en busca de su querida y andrajosa novia… que no, que no es gitana aunque vaya andrajosa.

 Así nos encontramos ante un juego del que no cabe duda que fue creado en 1988, dado su aire rancio y retro, pero que a mi me encanta. Lo siento por los asesinos psicópatas, pero aquí ya no matamos humanos, sólo alcanzamos a hacer estallar a base de puñetazos a seres humanoides y algún animalico rastrero que nos encontremos por el camino, como algún murciélago vampiro o jabalíes terminales de lepra. Como consuelo puedo decir que un par de fases, como por ejemplo la primera, si aparecen algunos seres humanos sufriendo encadenados al fondo del escenario; no vienen muy a cuento, pero hay alguno que si ofrece algún momento interactivo, como esos pobres que echan la pota.

 Ahora bien, que no se nos olvide que este juego salió en dos formatos, arcade (máquina recreativa) y consola de sobremesa (los profanos lo pueden leer si quieren como “Plei de sobremesa”), concretamente la PC-Engine, conocida aquí en Europa como Turbografx, de NEC. Dado su contenido gore y violento, la versión doméstica, además de por ciertas cuestiones técnicas, fue recortada en algunos de sus elementos, como los citados pobres seres humanos torturados de la primera parte, si bien ofrece alguna curiosidad, ya que en la versión americana, y europea también si no recuerdo mal, del juego, el sprite de la máscara del protagonista fue alterado para que no se pareciera tanto a la máscara de Jason Vorhees, de la serie Viernes 13; le pusieron una máscara roja bastante mona y resultona.

 Pero aunque no mueran seres humanos a nuestras manos, el elemento sádico está claramente presente. Así, normalmente, en los escenarios hay armas que se pueden utilizar contra los monstruos para no caer en la monotonía del puñetazo continuo. Y que duda cabe que estas armas tienen resultados muy efectivos. Nada más empezar la primera fase ya nos dan un hacha de carnicero que nos permite partir por la mitad a los pobres mutantes verdes que se nos acercan. En la segunda fase podemos clavar grandes arpones en los cuerpos de los de nuevos sufridos mutantes de diseño nulo; y en la subfase del alcantarillado de esta misma fase II, nos permiten coger un palo de madera con el que estampar en la pared a unos monstruos acuáticos que no se describir porque son pegotes azules que se mueven por la pantalla. Incluso hay armas de fuego con 7 disparos que hacen estallar en pedazos a… si, mutantes verdes (pero oye, que los hay rosas también).

 En un juego tan clásico como este de pegar castañas brutales, no podían faltar variados y desagradables bosses, como los gusanos carnívoros de la primera fase, el hombre mutante con cabeza encapuchada y sierras mecánicas en ambas manos (Biggyman, uno de los villanos con más carisma de esta saga y del que dejaré foto, para que podáis ver su “currado” diseño) de la tercera fase, o la especie de corazón palpitante de la penúltima fase. No es que tenga buena memoria, es que me acabo de terminar el juego para poder escribir la entradita con la memoria más fresca; niños, no intentéis hacer eso en vuestra casa, el juego es jodidamente difícil (al igual de difícil que es encontrar un emulador de PC-Engine). Dejaré una foto con mi puntuación de la última fase como prueba.

 Que enfermo estoy, pero tranquilos, que ya me queda poco para acabar.

Bueno, como podéis ver, el juego goza de mejor gusto que el anterior, pero no deja de ser curioso. Además, éste es más divertido y tiene música pegadiza. No hay más que ver las dos secuelas que tuvo, y eso es porque tiene gancho y calidad… Pues eso, que las secuelas para otro día. Ahora un video (de la fase I del arcade), unas fotos, y a mamarla.

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Videojuegos. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Juegos sádicos II

  1. Javier dijo:

    Habla del Thrill Kill

  2. Julius dijo:

    Hey, estás tomando el relevo de Clyde en los comentarios.
     
    Estoy intentando seguir un orden cronológico con los juegos, pero dada tu agradable petición, intentaré echarle un rato ahora que tengo más tiempo libre para dejar una pequeña entrada. Lo jodido va a ser poder encontrar algún video; espero encontrar ese que tantas veces he oido del fatality de la tia que salía…
     
    Por cierto, te tenía que llamar. A ver si mañana te pillo por la tarde.

  3. Nacho-navalcarnereño dijo:

    Hola, soy Nacho (biologo). El juego me parece una autentica joya. Para ser del 88 la calidad me parece mejor que muchos de los juegos posteriores como el Carmaggedon con todo lo que lio. Finlandia prevalece

  4. Julius dijo:

    Hey, que alegría verte por aquí; debo estar agradecido a los hombres gays peludos.
     
    ¿El juego ya lo conocías de antes o lo has conocido a través de mi blog? Molaría que fuese lo segundo. Supongo que algún año de estos analizaré las secuelas, aunque no el Wanpaku Grafitti, ya que esa parte es más bien de humor por mucho que Rick lleve un hacha de carnicero durante todo el camino.
     
    Hoy tengo mucho sueño, pero a ver si me animo con la entrada nueva antes de que acabe la semana.

  5. Nacho-navalcarnereño dijo:

    Nacho.Por desgracia no le conozco, pero ya lo estoy lamentando. Ya no se hacen juegos como los de antes. La culpa la tienen los padres que en cuanto sale uno violento claman al cielo porque no pueden dejar a sus hijos solos con esa mala influencia pululando. Mejor que vean Aqui es Tomate que la televisión es cultura.Finlandia prevalece.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s