THE HOST

Después de múltiples intentos,
hoy por fin he conseguido que una buena persona (lo siento, Marta) me
acompañara a ver una película que algunos seguro que conoceréis por la masiva
promoción a la que ha sido sometida a base de carteles en el Metro, The Host. En dichos carteles rezaban
algunas de las mejores críticas que yo haya leído nunca hacia una película de
cine fantástico, y más sabiendo que había un monstruito de por medio, por lo
que me creó un interés irrefrenable, pensando que podría ser una película de
terror “buena”, lo cual no suele suceder a menudo (desde Silent Hill no he
visto nada decente).

Esas críticas eran tan sumamente
buenas que pensé que podían ser algo exageradas, pero nada mejor que pegarlas
por aquí para que hagan mejor contraste; allá vamos:

“Inteligente, imprevisible y técnicamente deslumbrante”
Jordi
Costa, El País (esto es lo que pasa por contratar críticos ciegos y sordos)

“Descomunal y operística, salvaje e irónica”
Quim Casas, El Periódico
(éste es un cachondo de mucho cuidado, que sarcasmo más fino…)

“Obra maestra inigualable que ningún espectador con un mínimo de
sensibilidad cinematográfica debe perderse”
Mikel Insausti, Diario Gara (éste
directamente ha sido sobornado o es un hijo de puta…)

“The Host supone un punto y aparte en el cine de monstruos” Laura
Fernández, El Mundo (yo creo que más bien debe ser un punto final para quien la
vea…)

Wow, diréis todos, ¿no? Debe ser
un peliculón, ¿no? Bueno, veamos antes cual es el argumento oficial y público
de la película:

Los habitantes de Seúl observan sorprendidos un extraño objeto que
cuelga de un puente sobre el río Han. El objeto es, en realidad, una monstruosa
criatura mutante que al despertar devora a todo aquel que se cruza en su
camino. Entre tanta destrucción, la criatura mutante rapta a la hija del dueño
de un quisco que vive felizmente a la orilla del río. Mientras el ejército
fracasa una y otra vez en la destrucción del monstruo, este hombrecillo anónimo
y su familia intentan recuperar a su hija…

No está mal, parece interesante
para cualquier interesado en el cine fantástico o para cualquier persona que
quiera pasar un rato entretenido en el cine sin aspiraciones filosóficas. Pero
ahora veamos cual es el verdadero argumento con un poco más de detalle:

Un forense occidental
desequilibrado y con “polvofobia” que trabaja en Corea del Sur decide que los
frascos de formaldehído de su sala de autopsias no pueden tener polvo por
encima como si de botellas de vino añejo se tratase, por lo que ordena a su
subordinado coreano con cara de imbécil (que no se puede creer estar
participando en tal bodrio de película) que tire el contenido de todas ellas
por el desagüe. El número de botellas es increíblemente elevado, por lo que se
repite una escena muy similar a la que se produce en Los Simpsons cuando Homer
compra un montón de muelles de los que luego se deshace tirándolos por la taza
del water.

Este vertido pasa factura (creo
que aquí hay uno de esos mensajes de crítica social que creo que pretende
transmitir la película) al más puro estilo Godzilla, aunque siempre pensaré que
la energía nuclear es más elegante que unos cuantos metros cúbicos de formol,
por lo que algún ser vivo del río al que llega el vertido muta… pero hasta que
no alcanza un tamaño considerable, no decide hacer acto de presencia.

Llegado el momento, este híbrido
de Tiranosaurio, Predator y besugo, empieza hacer estragos entre la población
coreana, aunque sin alejarse mucho del río para que no haya que contratar
muchos figurantes y el presupuesto no se salga de madre. El formol le debe dar
habilidades rumiantes, por lo que tiene la vergüenza de no despedazar a nadie
en público, sino que los atrapa en sus entrañas para luego regurgitarlos y
devorarlos en mejor momento.

Todo ello con la mala suerte de
que una de sus capturas resulta ser la hija de un oligofrénico con narcolepsia
y serios problemas psicomotrices, aparte de la sobrina de un activista frustrado
fácilmente irritable y de una profesional del tiro con arco con pocas
facultades de decisión, y la nieta de un comerciante que hace tiempo que
desconectó de la realidad para no pegarse un tiro al ver lo que tenía por
hijos.

La estrambótica familia cree
fallecida a la repelente niña, pero una llamada al móvil del subnormal de su
padre hace que recuperen la esperanza y comiencen con su búsqueda, sin
importarles las consecuencias.

A partir de aquí se dan algunas
de las situaciones más absurdas que recuerdo haber visto en una sala de cine,
distando mucho de ser una película de terror, ya que en todo caso es una
comedia ridícula, con música de circo (comentario robado) y escenas de acción
escasas y de emoción nula por el ambiente tan ridículo que las rodea. Daría mi
alma sólo por poder pegar aquí una foto del médico bizco que cree que el virus
que supuestamente extiende el monstruo entre todos los que entran en contacto
con él, se encuentra en el cerebro del protagonista (el padre idiota al que sólo
le falta cagarse encima y decir “me he hecho caca”).

Los efectos infográficos parece
que apuntan alto, pero el diseño del monstruo es tan cutre que da igual. Y aun
así, no se quedan muy lejos de “piezas” como Spawn o Mortal Kombat II
Aniquilación
.

En resumen, un engaño en toda
regla, que hace perder la poca fe que cualquiera de nosotros pudiéramos tener
en esos seres por encima del bien y del mal que son los críticos de cine.

Mención aparte se merece la crítica
social que aporta la película, al nivel de la crítica social de Zombie de
Romero… En este caso la crítica creo que se dirige contra el miedo generalizado
actual a las pandemias que nos hacen creer que existen los demonios políticos
de occidente. Aparte está el momento en el que la familia se pone a llorar histéricamente
por la supuesta muerte de la niña y son fotografiados y grabados al más puro
estilo Gente de TVE. Que profundo todo.

De verdad, antes que ver esta
aberración, recomiendo encarecidamente ver algo como Un padre en apuros y The
Relic
, que son mucho mejores y comparten cosas parecidas con la película que
ocupa esta entrada.

Bueno, Nacho, creo que con esta
entrada quedamos en paz por ahora. No sabéis lo que cuesta ponerse a imaginar
que escribir, y más si luego sólo contestan cuatro gatos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cine. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a THE HOST

  1. Auricalcita dijo:

    Gracias por llamarme gato, espero que por lo menos sea Gatita, 🙂
    Bueno está claro que no tengo que ir a verla. Madre mía, tardas en escribir pero cuando te pones….. casí ná.
    Un besito, rajao que no te vienes a fallas. Espero que las tengas en el finde.

  2. Julius dijo:

    Tú, gatita, claro, y gracias por contestar.Me alegro de que el mensaje de la entrada haya quedado claro. En el fondo es un intercambio de favores; vosotros me avisais sobre Epic Movie ("de 2 de los 6 guionistas de Scary Movie" ejem) y yo os aviso sobre The Host.Lo de Fallas es más que nada por dinero, que en 15 días me he gastado más dinero que en los últimos 5 meses y además no se me olvidan cierta mariscada y parrillada que tengo pendientes con dos buenas personas (si no teneis un sitio pensado, yo puedo ir haciendo propuestas), y una cena con una chicharrera. Y luego también tengo intención de viajar a Canarias en abril… Este fin de semana va a ser un poco mierda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s