Rambo IV: Attacking Soon

No, aunque mi última entrada sea
de hace casi tres meses y mi edad siga siendo de 25 años en el perfil, no he
muerto ni he vuelto con mi ex novia Beatriz, que más o menos sería lo mismo a
efectos prácticos de poder rellenar un espacio de este tipo. La falta de
actualización es por vagancia y otros vicios, y lo de la edad es porque me
estoy haciendo el longanizas y a lo mejor alguna chica guapa, soltera y
monógama lee alguna de mis aburridas disertaciones y decide lanzarse a
conocerme al ver que solo tengo 25 años.

 Bueno, llega el verano y algunos
de los estrenos comerciales de cine más esperados, como Transformers o La Jungla de Cristal 4.0, pero
algo se mueve en la sombra y había pasado desapercibido para mi hasta hace unos
pocos días, el requeterretorno de Sylvester “Botox” Stallone, que no quedó
satisfecho con resucitar al sufrido Rocky hace ya unos meses en una película
que todavía no he tenido el gusto de ver.

 Esta vez se trata del gran mito
de los 80 Rambo, John Rambo, que había caído en el olvido tras la tercera parte
dedicada por EE.UU al gran pueblo luchador de Afganistán… Pues bien, tras las
dos patéticas secuelas que se olvidaban completamente de la idea original de
Rambo (realmente “Acorralado”), como película antibélica que mostraba los estragos
de la guerra en la mente de un hombre, de nuevo nos espera una película que
sigue la estela de las dos secuelas anteriores.

 Tengo el cerebro tan derretido
por los videojuegos que esta vez tuvo que ser mi amigo Esteban el que me
avisara de que había un trailer circulando ya por la red que no tenía ningún
desperdicio. Efectivamente, y como podrán comprobar los curiosos que pinchen
donde corresponde, en esta nueva película, Rambo termina de convertirse en el
completo cliché que ya nos mostraron en la tercera parte, un guerrero inmortal
que es capaz de esquivar las balas de un escuadrón entero mientras hace
estallar unos cuantos decorados y vehículos, pero esta vez con una
sanguinolencia que creo que va limitar su calificación por edades algo más de
lo esperado.

 Por lo que se ve, la película
tiene pinta de empezar con un ritmo más lento que el caballo del malo, para
dejar la última hora de la película con una ensalada de tiros que hará llorar
de emoción a los amantes del 5.1, yo incluido. Rambo parece que vuelve a tener
los sentimientos de amor que le endosaron en la segunda parte hacia la oficial
vietnamita, porque hay muchas escenas con la rubita esa que me recuerda a Laura
Dern, y por la puesta en escena, parece casi un remake de dicha segunda parte.

 Pero la razón de fondo que me
lleva a esta entrada es lo que me han impactado las escenas de la nuez de Adán
y la ametralladora del jeep, que merecen ser comentadas con profundidad y que
seguro que producirán la carcajada de lectores de mi blog como Luis, Nacho (el
único que me pregunta, junto a mi amiga Marta, qué cuando coño voy a actualizar
esto)… y ya está. Pero que poco carisma tengo.

Y aprovecho para animar a mis
compañeros Subinspectores en ciernes: ¡¡ÁNIMO!!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cine. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s