Death Proof

El viernes tuve la oportunidad de ver lo que los americanos vieron junto a Planet Terror en un conjunto llamado Grindhouse, Death Proof, pero por ser europeo yo he tenido que pagar por ver ésta, y si quiero ver la otra me obligan a pagar de nuevo. Menos mal que no hace mucho Manga Films tuvo el detalle de poner en cartelera un doble programa de terror en el que por 6,50€ podías ver dos películas, ambas excelentes, Ovejas Asesinas y Desmembrados, y me resarcí de este despecho.

En este caso la película está dirigida por Tarantino, mientras que Planet Terror está dirigida por su colega Robert Rodriguez. Esto se nota desde el principio, sobre todo porque Tarantino también se atribuye el guión, y por tanto hay larguísimas conversaciones sobre asuntos cotidianos y cuestiones subculturales como películas o canciones; de hecho, la conversación del segundo grupo de chicas que sale en la película, tenía un aire muy similar al que mostraba Reservoir Dogs en la escena en la que todos los atracadores desayunan juntos y hablan de cosas como las letras de las canciones de Madonna.

Los largos diálogos, que todo hay que decirlo, pueden aburrir a más de uno, hacen que la película tenga un par de picos en los que se produce la acción, como una montaña rusa. Los picos son las escenas de carretera, que están magnificamente rodadas. Una de ellas es muy corta, se trata solamente de un accidente frontal entre dos coches, pero es la que más merece la pena, porque la violencia y realismo del choque, y la manera de mostrar la perspectiva de cada uno de los ocupantes del coche en una repetición tras otra hasta cuatro veces del accidente, le dejan a uno con los ojos como platos. Aparte de como prepara la escena aprovechando la música, el ruido de motores y el cambio de plano de un coche a otro para ver como cada vez queda menos para el impacto y uno se agarre a la butaca esperando una brutalidad… y no, las expectativas no se quedan cortas.

La otra escena es más larga y supone un giro que será mejor que, mi querido lector inexistente (bueno, alguno si que pasa por aquí), la veas por ti mismo, que tampoco es cuestión de destripar la película.

Aunque la finalidad de esta entrada es incrustar el video del accidente (que es tan brutal que la DGT podría aprovecharlo para su campaña), no podía dejar de recordar la aparición en la película del gran Kurt Russell, actor de acción ya viejo y olvidado (el último papel suyo que recuerdo era el de psiquiatra en la pésima Vanilla Sky) al que guardo mucho cariño gracias a películas como 1997: Rescate en NY, 2013: Rescate en LA (donde sembraba a su personaje Snake Plisken), o Golpe en la Pequeña China. En el film de Tarantino desempeña su papel a la perfección y tiene momentos muy buenos, como esa sonrisa que muestra cuando una de las chicas entra en su extravagante coche. La verdad, su aparición era una de las cosas que más me llamaba la atención de la película; y me hace gracia que le traten de viejo en ella (se lo llaman cuando está en el hospital, "ese viejo"), sobre todo cuando yo pude verle de chaval haciendo buddy movies de acción como Tango y Cash.

Bueno, dejo de dar la vara (aunque alguno habrá ido directamente al video) e incrusto el video, que seguramente será casi imposible de ver, añadiendo así una dificultad más a lo mal que se ve el video en si por ser una escena nocturna.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cine. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s