Generación Dragon Ball

Fue en diciembre cuando un par de jovencitos decidieron sacar a la venta un libro dedicado a Dragon Ball, titulado "Generación Dragon Ball" no había mejor época para vender un libro de este tipo, y como no, estando yo en Madrid y habiendo sido fan incondicional del anime (OVAS y serie) y el manga, no pude resistirme a comprarlo tras comprobar en sus primeras páginas que no era otro aburrido proyecto de recopilación de datos como lo fue "La Biblia de Dragon Ball", sino que parecía una especie de ensayo sobre su historia e influencias en España.
 
 

Sus autores son Daniel Quesada de la Cámara, colaborador habitual del catálogo/revista de videojuegos Hobby Consolas, y Jacob García Alcarría, un ingeniero superior aeronautico colega del anterior, engañado de alguna manera para currar en el proyecto. Ambos nacidos en los 80, de lo que se deduce que vivieron el boom del fenómeno con unos 10 años de edad, lo que no es muy halagüeño si estamos intentando leer un texto objetivo y justo sobre Dragon Ball.

El libro empieza con unas bonitas dedicatorias y prólogos, aunque el prólogo de un tal Miguel Ángel Martínez (no tengo el libro a mano para confirmar, cosas de las distancias) es el mejor de todos, por no decir lo mejor del libro. Luego pone las bases, habla de la serie animada, los problemas y anécdotas de su doblaje en un país con tantos idiomas como España, de otras series animadas, japonesas y no japonesas, que tuvieron, antes o después de Dragon Ball, efectos sociales similares (incluidas las que compartieron cartel, como "Los Caballeros del Zodíacos"), de merchandising casposo "made in Spain", de sus videojuegos, e incluso aclara el caos editorial que reinó sobre el manga publicado en España diferenciando todas sus ediciones (serie blanca, serie blanca 2ª edición, serie amarilla, serie azul, serie roja, serie roja 2ª edición, tomos y Ultimate Edition; aclaración que me recordó en cierto modo a mi vieja y aburrida entrada sobre Alita). Todo adornado con un par de interesantes entrevistas a dobladores, algo de material gráfico en blanco y negro, y unas cuantas ilustraciones, algunas un poco ridículas.

 

El contenido, así a primera vista, le da un carácter interesante al libro, y de hecho lo es, porque añade datos y contenidos interesantes. Pero examinado a fondo se le pueden achacar muchos defectos, empezando por su estilo, que utiliza un tono tan informal que da la sensación de estar leyendo una entrada de mi blog, o incluso peor, gracias al abuso de bromas absurdas (lo de viajar por el tiempo con la maquina de Trunks es de vergüenza ajena) y al uso de argot ("¡Cómo molaba!", y cosas  por el estilo). Así es imposible que una persona con más de 16 años se tome en serio el libro, convirtiéndolo en un libro que sólo pueden tragarse los que vivieron Dragon Ball de pleno, y aun así con reticencias por parecer que se están dirigiendo a un niño de 12 años. ¿Será que a Daniel de la Cámara se le ha pegado el estilo HC?

 

Otro defecto es la cantidad de páginas que dedica a la comparación con otras series. Si bien con las que fueron contemporaneas es algo que procede, dedicar el mismo espacio, o más, a Naruto que a Los Caballeros del Zodíaco, no encaja bien dentro de lo que parece la temática principal del libro. Por no mencionar dos omisiones imperdonables, Kimagure Orange Road (o "Johnny y sus amigos") y Kabuto, especialmente KOR, una serie emitida por Tele 5 a principios de los 90 y que tuvo y tiene multitud de seguidores entre los que me incluyo (aunque no esté comprando la reciente edición en tomos de Glenat); Kabuto fue una serie ambientada en el Japón feudal que se emitió siguiendo la estela de Caballeros del Zodíaco, pero que duró aún menos en pantalla por su gran violencia, así como por su simbología mal entendida (la nave de Kabuto en forma de esvástica fue demasiado para los papás). Estas omisiones son imperdonables en cuanto que fueron series que tuvieron éxito, llegando a editarse el manga de KOR por Norma Editorial y editarse una OVA (sin censurar) del mismo por Anime Video. En el libro se habla de Campeones, Chicho Terremoto, y plaf, de ahí a Evangelion, 6 o 7 años de historia desaparecidos sin dejar rastro.

 
Si alguien me lo quiere regalar, ya sabe donde estoy…

Y este defecto anterior es especialmente reprochable cuando al merchandising casposo le dedican una cantidad industrial de páginas. Es sorprendente ver como se pueden dedicar más páginas a hablar de los tazos de Matutano que de "La Panda de Julia". Y es que para recordar los sandwiches de Nocilla y los episodios de Dragones y Mazmorras, casi es más recomendable otro libro llamado "Papel y Plástico" de Oscar Lombana, que sin engañar a nadie, trata con mucho sentido del humor la iconografía infantil de finales de los 70 y 80.

 

Aparte está lo aséptico que es el libro en todo momento. No hay ni una crítica dura, si acaso algo de sarcasmo blandito; pero las cosas como son, y si el doblaje de la serie fue una mierda pinchada en un palo, se reconoce y punto, por mucho que todos recordemos con nostalgia el uso de la "Onda Vital". Esta asepsia también incluye la sospechosa omisión de mención alguna a los programas p2p, aunque si es cierto que se deja entrever su posible "ilegalidad", lo que es muestra de una hipocresía brutal, cuando series como Naruto, de la que los autores son fans reconocidos, sin los intercambios p2p, no serían nada ni habrían llegado a licenciarse para su emisión en España. Casi me atrevería a decir que sin los programas p2p, el anime no tendría ni la mitad de importancia que tiene ahora. Pero nada, dejemos que RBA nos cuele a precio de oro su puta mierda de edición de Ranma 1/2 en DVD sin rechistar, y mientras que se tache de "posibles" delincuentes a unos cuantos verdaderos amantes del anime que pierden horas y horas de su tiempo sin ningún ánimo de lucro para fansubear series que a veces se convierten en éxito, y otras veces no.

En cualquier caso, es alentador ver que es posible que un libro como este pueda llegar al mercado sin que sea necesario que se estrene una película para sacar la rentabilidad máxima (si bien el estreno de la patética película Dragon Ball es inminente), y deja esperanza para ver otro libro con la misma temática que pueda ser leído con interés incluso por un señor de 45 años que no siguió la serie después de salir del cole.

 

De precio está ajustadillo, unos 15 euros creo recordar, así que los frikis (Daviiid, que te veo), ya sabeis. Y dad gracias a que no he decidido hacer fotos de material de mi colección privada como hice en la entrada de Alita, aunque la colcha que tengo ahora en Madrid es más visible que la que salió entonces en aquellas fotos…

 
P.D: Que campeón soy, una entrada tres meses después de la anterior, y encima sobre un coñazo que interesa a cuatro gatos. Se agradecerán los comentarios.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Libros. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Generación Dragon Ball

  1. Marta dijo:

    Nueva entrada friki, frikísima!!!! Que es fansubear??Bs

  2. Julius dijo:

    Ka-ching¡¡ Gracias por el comentario¡¡Y de friki nada, subcultura pura… ejem"Fansubear" consiste en el trabajo que hacen los aficionados subtitulando series que no están en nuestro idioma, sean anime o no (por ejemplo, los capítulos de Anatomía de Grey que ves con meses de adelanto a su emisión en España). Trabajo que, a pesar de realizarse de modo completamente altruista, a veces supera al trabajo de subtitulado que hacen las empresas que comercializan determinadas series, cosa que pude comprobar yo personalmente comparando el fansub de Chobits y su edición de Jonu Media en la que cada DVD, antes de que sacasen el pack con toda la serie, costaba 20 euracos.De paso aprovecho y recomiendo un machinima basado en Halo y fansubeado por un colega mío, Miguel/Temjin: Red vs Blue. Todo gratuito, reservenlo en su p2p habitual.

  3. Eugenia dijo:

    Aaahhh, está bien saber que el frikismo es una subcultura. He de agradecer la explicación del término "fansubear". He de reconocer que muchas cosas de las que hablas me suenan a chino (o japo).La película "canta" y mucho de que es peor que una mierda pinchá en un palo. Lo poco que he visto de la serie de dibujos, pues bueno, los primeros capítulos estuvieron bien, entretenidos. Pero ocurre, y con todo, que al estirar y estirar las cosas se degradan y pueden acabar rotas. La serie de dibujos se transformó en un jodido culebrón; qué coñazo.P.D.: Yo quiero que repongan la panda de Julia, joooooo.

  4. Julius dijo:

    La película es que no me atrevo a verla ni en un screener de la pinta que tiene. Y claro está, a Dragon Ball se le parece en en el nombre y poco más.Sobre lo de estirar, Dragon Ball no pudo acabar rota, ACABÓ ROTA, y la prueba está en Dragon Ball GT, una mierda infecta cuyos intereses económicos olían a kilómetros.Para la reposición de La Panda de Julia habrá que esperar unos años a que Cuatro se anime, o por lo menos con Juana y Sergio… son ahora los enamorados… no podía resistirme.

  5. Me encanta este blog, el cual voy a visitar constantemente y coincido contigo en que esto es una subcultura, nada de frikismo jeje coleccionar He-Man, videojuegos retro, monedas, billetes… es puro HAMOR. Un saludo desde Valencia, la capital del Turia

    • siesquemolo dijo:

      Como me alegra de que hayas disfrutado aunque sea con una sola cosa del blog; son años sin feedback externo y se agradece. El problema es que escribo de pascuas a ramos, nunca mejor dicho, pero en fin, algo meteré de vez en cuando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s